Para cuando nos volvamos a leer

junio 18, 2007


Me abré transformado en Otto El Pirata. Un millón más y el chiste sería con Steve Austin.

Si todo sale bien estaré de regresó esta tarde en la casa, con el cristalino “de fábrica” de mi ojo derecho removido, y un lente intraocular1 multifocal de algún sofisticado material reemplazándolo.

Con seguridad la bruja de mi esposa me armará un inmenso peo si intento sentarme en la computadora a trabajar, así que será hasta mañana cuando el médico me quite “el parcho”.

1 Nota para El Croncho: a pesar del nombre, la lente va en el ojo, no el culo.

  • Compartir:

Te puede interesar: