Yosmary Delgado de Rausseo: Ni lo uno ni lo otro

junio 14, 2007



Creo entender en tu post Hackearon a Blogueros Socialistas que insinuas que yo poseo un especial don de clarividencia o que de alguna forma estaba al tanto de que el “Espacio de Lubrio” iba a ser víctima de algún tipo de ataque.

Con respecto a lo de la clarividencia, paso. Con lo despistado que soy malamente me doy cuenta de lo que sucede a mi alrededor, mucho menos podría manejar ningún poder extrasensorial.

Con respecto a lo “advertencia con conocimiento de causa” pues no, no tenía ni dea de que alguien fuera a hacer eso. De ninguna forma estoy relacionado, y si lo hubiera sabido habría hecho lo posible por evitarlo.

No me considero una persona violenta, evito reunirme o intercambiar (a si sea a través de los blogs) con personas que que inciten a la violencia o que evidencien comportamientos violentos.

La última vez que recuerdo haberme caido a golpes fue mientras cursaba el segundo o tercer año de bachillerato en el golpista y fascista Liceo Urbaneja Achelpohl1 en Los Rosales. Pendejadas de muchacho o un peo con un wannabe de jíbaro de la época.

(aunque he de confesar que vivo mentándole madre los motorizados en medio del tráfico caraqueño)

Del resto, mis discusiones, si acaso mis “peleas”, se dan en este espacio. Y no es a traves del saboteo o las amenazas que las libro. Sino a punta de argumentos e ingenio.

Y (al menos de momento y ante la ausencia de nuevos elementos) sostengo la postura que expuse en Pues lo que le pasó a Luigino “no es”:

Youtube no le renovó la concesión a Luigino. Esto de acuerdo a las leyes de Youtube y del estado imperialista robótico de California, con las que él estuvo de acuerdo al hacer click en el botoncito de “yes, I agree” y condeno la violencia de la fue víctima su blog.

Con respecto al blog de Khabiria, “una-periodista”, el mayor riesgo que corre de mi parte es que escriba mal su nombre, ya que tengo la manía de ponerle “aches” por todos lados ;-)

1 En este plantel la directora adeca en componenda con la CIA nos lavaba el cerebro a través del programa aprobado por el MInisterio de Educación. Sin embargo la cosa no debe haber funcionado como que muy bien, ya que dió lugar a graduandos tan dispares como Rayma y Sandra Oblitas.

  • Compartir:

Te puede interesar: